ESPERAR, ESPERAR Y SABER ESPERAR

Mitad de Septiembre. Acabo de empezar dos cuadernos de notas. Dos.

Creo que los necesito para seguir el proceso de lo que estoy escribiendo.

 

No sé qué estoy escribiendo.

Y a pesar de todo, tengo muy clara la historia que quiero contar.

 

Supongo que es cuestión de esperar y algunos detalles de la trama brillarán por sí mismos.

 

Ejercicio, lectura y relax; dejar la escritura para la última de las tareas.

 

Me tumbo en el sofá, miro las sombras del techo y trato de inventar un origen.

Lo anoto. Salgo a la calle.

20160912_120644

La mayor parte de frentes que tengo abiertos me obligan a tener paciencia.

 

Encontrar algo distinto escribiendo, menudos pasatiempos me busco.

 

Dedicar una hora al día a este proyecto, aunque no escriba.

Esperar, saber esperar.

 

Evitar la actualidad el máximo tiempo posible.

Concentrarme en lo que está por venir.

 

Cambiar el escritorio de lugar, eliminar su condición de lugar de trabajo.

Escribir en distintos espacios.

 

Pensar en el ritmo. Volver a pensar en el ritmo. Releer todos los apuntes en voz alta y, si es posible, andando.

 

Tampoco es necesario que esto derive en algún texto legible.

Quizá eso sea lo de menos.


Antonio Romeo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: