ZARRIOS

 

zarrios

En un sueño, estoy haciendo cola en una copistería de mi ciudad. Tras el mostrador el dependiente, las máquinas fotocopiadoras. Más allá, como si se hubiera derribado un tabique por el capricho de algún arquitecto admirador de Gordon Matta-Clark, se extiende una colosal y arruinada bodega medieval.

Al despertar, volveré al almacén de mi familia. Allí me espera otra jornada de limpieza general, apartando tableros que abarrotan paredes, esquinas tabicadas de cachivaches durante años. En el recuerdo, la escena de una película recién vista, en la que se descubría un busto en la visita a un angosto desván pirenaico.

Pienso en cada desván, trastero, almacén o guardamuebles en el que alguna vez se recluyeron objetos. Qué misterioso ese paso en que un objeto se ve desposeído de su uso, de su posición en espacio alguno. Quién sabe cuánto tiempo pasará hasta que se aparte un tablero y vean de nuevo la luz, parpadeando perplejos como la víctima de un secuestro el día de su liberación.

 

Javier Aquilué

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: