EL VERANO OSCENSE DE KEANU REEVES

EL VERANO OSCENSE DE KEANU REEVES

Se confirma la leyenda.

La voz del Norte 12/12/2063

Resulta que el actor Keanu Reeves pasó el verano de 2018 en Huesca. Gracias al testimonio de Pablo Sopena hoy podemos reconstruir esa visita. Pablo, en aquella época contaba con 19 años y fue el encargado de hacer las veces de anfitrión de la estrella de Hollywood.

Los rumores sobre la visita han crecido últimamente, así que desde la redacción nos hemos puesto en contacto con el señor Sopena para que nos explique la visita, tras un par de intentos logramos quedar con él. Nos cita una tarde de noviembre en su casa de la calle Teruel llena de recuerdos de aquel verano, un póster firmado de la película Le llaman Bodhi y una fotografía tamaño DIN A3 de Pablo y Keanu en la Plaza del mercado. Rocío, su mujer, nos recibe con una sonrisa mientras nos dirige al encuentro del gran anfitrión.

Pablo, ahora a punto de cumplir sesenta y cuatro años, está sentado en uno de los sillones del comedor, le pedimos que no se levante, tomamos asiento y encendemos la grabadora. Nuestro altoaragonés ilustre mira al techo, resopla y empieza a relatar. Rocío se va a la cocina para preparar un par de infusiones.

Pues a ver, mi tío Miguel estaba metido en el Festival de Cine, o conocía a alguien del Festival, no me acuerdo bien, ya perdonarás, el caso es que ese año estaban pensando en darle el premio de toda una carrera a Keanu Reeves, el actor. Yo estaba en la Universidad estudiando filología inglesa y tenía todo el verano por delante, y mi tío me llamó para preguntarme si quería sacarme un dinero extra para San Lorenzo”.

Pues claro, le dije. Entonces me explicó el trabajo, tenía que contactar con el señor Reeves para comprobar si estaba dispuesto a recibir el premio Luis Buñuel, pero claro, en ningún momento tenía que asegurarle el premio, era, como me dijo mi tío, una toma de temperatura”.

Lo primero que hice fue meterme en google y buscarle, claro, salvo un par de películas no sabía nada de ese hombre, lo que me costó dar con él, copón bendito. Le escribí un email muy sencillito, Hello mr Reeves, i am Pablo from Huesca, no sé, le pregunté si conocía Huesca, si conocía el Festival de Cine… me presenté como un estudiante que estaba haciendo un trabajo sobre su película Matrix”.

Buah, nada, qué va, no pensaba que iba a contestar, hombre no jodas, que era una estrella de Hollywood, pues a las dos semanas, pam, correo de vuelta. Qué gran tipo, me dijo que no conocía la ciudad pero por lo que había visto en Internet se había quedado prendado, amor a primera vista me dijo, love at first sight”.

Y nada, ya empezamos una cadena de correos que terminaron con Keanu diciendo que necesitaba un lugar tranquilo para pasar el verano antes de meterse en el rodaje de la tercera parte de, ¿cómo se llamaba? ¡Rocio!… Ah, eso, John Wick. Era la mía, le dije Keanu, don’t think it, come to see Huesca, you’ll enjoy it”.

Y ya, pues lo mismo, pensé que pasaría, me fui al Pirineos Sur y me olvidé del Keanu. El lunes siguiente cuando miré el correo no me lo podía creer, me había contestado con una foto con el billete de avión Los Ángeles – Zaragoza”.

Llamé a mi tío y se lo expliqué, mi tío me preguntó si había fumado algún porro y le tuve que decir un par de veces que no, que simplemente había hecho lo que me había pedido. Le escuché resoplar y al final me dijo que los del Festival habían pensado darle el premio a otro actor. Bueno, no pasaba nada, Keanu iba a venir sí o sí, así que me puse a organizar la visita. El alojamiento se lo buscó él, sí, se pegó todo el verano en una pequeña habitación del Rugaca, y el tío encantado eh, todas las mañanas me invitaba a desayunar en la terraza, un croissant con coca cola, un croissant grande eh”.

Hombre, Keanu era un tipo divertido, pero hubo algún momento tenso, como cuando me retó a que le partiese la cara, sí, sí, como que hay dios, así, sin más, en mitad del Coso, me acuerdo como si hubiese sido esta mañana. Qué tío. Todo con la excusa de que estaba preparándose para el próximo rodaje y necesitaba jaleo, que hacía todas las escenas peligrosas de sus películas y se estaba ajando. Bueno, al final le hice entrar en razón, menos mal”.

Y se me aburrió, bueno, normal, yo tenía 19 años y salvo invitarle a algún botellón no se me ocurría muchas cosas para hacer con él. Total, que ¿sabes lo que hizo?, se dio de alta como conductor en una de esas aplicaciones para compartir coche. Menudas panzadas se dio el tío, que sí al Hospital, al cementerio, al Hospital (risas) (toses)… todo el día de aquí para allá.”

Otro día tuvimos una discusión tremenda, yo había comprado un póster en Ebay de la película le llaman Bodhi, bueno, el que tenemos en la entrada, ¿se lo ha enseñado Rocío? Le pedí que me lo firmara y se quedó loco con el título del cartel. Decía, a ver, por qué cojones Speed se sigue llamando Speed y Point Break aquí se llama Le llaman Bodhi. Eso fue algo que le trastornó mucho y llegó a quitarle el sueño, yo la verdad es que no le supe responder”.

Pues vino creo que el 16 de Agosto, ya pasadas las fiestas, ahí fue listo el tío y se marchó el día 2 o 3 de septiembre, pasado su cumpleaños. Que esa fue otra, para celebrarlo no se le ocurrió otra cosa que comprar una tarta en Ascaso, ponerle una vela y sentarse en uno de los veladores de los porches a repartirla con la gente que se le acercaba con curiosidad. Pero ni Dios caía que era el de Matrix, claro, con esas pintas de vagabundo qué van a caer”.

¿Su mejor papel? Mira, el otro día volvimos a ver Speed con la Rocío y qué película más bonita, no me duelen prendas de decirlo, lloré, lloré como un crío cuando aparecieron los títulos de crédito. Madre mía que show monté, ¿verdad Rocío? Te entra una alegría cuando ves que pueden frenar ese autobús… es algo que no te puedo explicar con palabras, mira ya se ve vuelven a caer las lágrimas. En casa somos muy de Keanu”.

Bueno, yo creo que se lo pasó bien, seguimos en contacto durante varios años, incluso me invitó varias veces a su casa de Nueva York, pero chico, yo como en Huesqueta en ningún sitio, así que siempre le dije, mira Keanu, tú ya sabes dónde estoy, si quieres te vienes y hacemos un Coso. Y no volvió el cabrito, no volvió (Risas)”.

 

Antonio Romeo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: