DIARIOS DE LISBOA (5)

Ha cambiado mi manera de abstraerme y conciliar el sueño. Tengo una gran capacidad para dormir, me adapto a cualquier lugar y horario. No tengo problemas para ello. En parte porque con los años he desarrollado una técnica en la cual me evado de la realidad imaginándome en otro punto cardinal. Con el paso del tiempo ese sitio siempre ha sido un espacio fijo, aunque dependiendo del día o mi saturación mental podía moverme entre dos lugares distintos.

Eran sitios de confianza a los cuales llegaba como un viejo parroquiano. Sabía lo que me iba a encontrar y los pasos a seguir, en menos de quince minutos estaba dormido.

Pues bien, en Portugal no he logrado trasladarme a ninguno de esos espacios, mi capacidad de abstracción a la hora de dormir se ha desvanecido.

Empezó siendo la nada y ahora, con dos meses aquí, ya puedo decir que estoy construyendo otros territorios oníricos, ni mejores ni peores, distintos, y mi capacidad para dormir sigue intacta, en plena forma.

Durante la semana no ha parado de llover y no he dado muchos paseos, pero la temperatura no ha bajado de 10 grados.

Tengo ligera sospecha que en un local al lado del supermercado al que voy todas las semanas traman algo. Parece un local de reparación de calzado, es diminuto, y siempre que paso hay varias personas con una profunda borrachera. Todavía no he detectado clientes, así que digo reparación de calzado como podría decir tienda de botijos. Cuando paso por delante intento prestar la máxima atención pero sin levantar sospechas, así que estoy en un pequeño workinprogress.

He descubierto un bar dentro de un parking, el cual no tiene letrero para anunciarse ni nada, y encima el bar está siempre lleno. He entrado en varias librerías y a pesar de no entender del todo el idioma he estado tentado de comprar más de cuatro y de cinco libros.

También estuve en el MAAT viendo una exposición muy interesante. Uno de los puntos fuertes era una gran instalación audiovisual con más de diez pantallas puestas en un ovalo gigantesco. En ellas proyectaban distintos planos del puente 25 de abril y alrededor del ovalo había decenas de pequeños altavoces con grabaciones de campo e intervenciones de arte sonoro. Cerca de cada pantalla había puffs y algún sofá para experimentar mejor el momento. Fue inevitable acordarme de Justo en ese momento.

Después regresé a casa y por la tarde estuve en el cine. Cine comercial, fuera de la Cinemateca. Pero es igual, echan todo en versión original con subtítulos, en ciertas cosas parece que los portugueses estén más avanzados.

Me encantan los false friends portugueses. Espantoso quiere decir algo muy bueno, extraordinario

Ahora tengo que poner la lavadora, secar la ropa y después, si no llueve, iré a tomar el vermut por la zona hipster de Lisboa.

Seguiré informando.

Anuncios

Un Comentario

  1. Justo

    Hola Toño. Noto tu bien estar y me tena de alegría. Por uesconsing todo previsible y amamable. Un abrazo grande Caompeon. 👑

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: