REAL

En 2008 se se realizó, por parte de los alumnos de la asignatura de Proyectos de Arte de la escuela EINA de Barcelona, una exposición llamada REAL, en la que participé.

Recuerdo mi primera intención: Encontrar cuadros en la basura, copiarlos meticulosamente, tirar mis copias y exponer los cuadros originales, junto con una muestra del proceso del trabajo de copia.

Recuerdo también que el profesor, Antoni Llena, quizás movido por la lástima de ver a un alumno metiéndose en un verdadero jardín, me instó a simplificar el proyecto, recomendándome que lo mejor sería sólo intervenir en las obras recogidas, cosa que finalmente hice.

Le tenía especial cariño a una obra que consistió en ampliar significativamente por los bordes la imagen de una cebra babiendo de un río, realizada en petit pua. Obra que por cierto, acabó en la basura porque la dejé en un altillo de la clase todo un verano, verano en el que casualmente se realizaron obras. Tomé de mi propia medicina.

Preparé un texto de consumo interno,  que a continuación copio de 2008 y pego en 2016:

Ver cómo a una imagen ya hecha, ya completa, le brota un sentido significativo extra. Ser yo quien propicia una nueva germinación.

Instar al objeto a que desborde los límites conceptuales en los que el pensamiento “razonable” lo constriñe, y se redefina por sí mismo. Este era el sentido del readymade duchampiano, aunque su valor iconoclasta lo haya ensombrecido. Un urinario es una fuente (y mas..) al voltearlo. He intentado recoger ese sentido.

Hay más: los cuadros y tapices que intervengo fueron encontrados, como Schwitters encontraba los materiales para su Merzbau. No pagué por ellos. Tampoco mi criterio al escogerlas estaba determinado por discurso social alguno ; Poco pop hay pues, en estos trabajos. Quizás, si acaso, hay algo de la lástima por las imágenes que destilaba Warhol.

He trabajado no con botelleros, tacos de madera o recortes de revista, sino con imágenes que tuvieron pretensiones estéticas, que son tristes en su mediocridad. Obras kitsch, que pretendieron pasar petulantemente por originales. Culturalmente hablando eran, ya de inicio, expresiones residuales, que sin embargo, alguien apreció como objetos de refinado gusto, adquirió y colgó. En el momento en que las cogí de la basura, estas imágenes eran también residuos afectivos, gritaban que habían dejado de ser apreciadas por su dueño. Ahora son otra cosa, apuntan a donde nunca esperaron. Quiero pensar que las he re-dignificado.

real_expo

 

Carlos Aquilué

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: