DE REBAJAS

Esta semana, un cuento.

rebajas

_____________________

DE REBAJAS

_____________________

Hubo un momento en el que Sergio  estuvo a punto de sacar una chaqueta.

Nada, una fina, tampoco es que hubiesen bajado mucho las temperaturas, pero la falta de costumbre, a veces, provoca llevar ropa de distinta temporada.

 

Recordó cuando compró la prenda en una jornada de rebajas, se puso a ordenar la casa, tiró varias fotos a la basura, cambió unos libros de lugar y salió a dar un paseo.

 

Tampoco hacía tanto frío, intentó mirar los edificios como si fuese la primera vez, silbó un poco y continuó, cuando empezó a caer el sol volvió a casa y se acostó. Ese día se le olvidó cenar.

 

Por la mañana siguió de la misma forma, aunque con mayor porcentaje de duda, el cielo estaba nublado, a punto de llover, pero a pesar de todo salió a la calle en manga corta.

Se encontró con un par de amigos y le dijeron, ‘qué loco estás, en manga corta con el día que hace’, y él contestó ‘hay que aprovechar el verano, hay que aprovecharlo’, se fue silbando, siguió andando un poco, se sentó en una terraza y ya avanzada la tarde regresó a casa.

 

Al final de esa semana se armó de valor y sacó toda la ropa de invierno, cogió un par de bolsas de basura industriales y fue metiendo jerseys, cazadoras y camisas en ellas.

Con una calma que hasta a él mismo le sorprendió, bajó el ascensor, se acercó hasta el contenedor y las tiró, de forma inmediata se sintió bastante más relajado.

 

Fue pasando el tiempo y conforme el invierno iba llegando, todo el mundo en la ciudad empezó a lucir sus camisas de manga larga, jerseys y cazadoras, todos salvo Sergio.

Su familia le preguntó si estaba chalao, ‘¿qué te pasa, te encuentras bien?’, él argumentaba que la gente se había vuelto muy exagerada, que tampoco hacía tanto frío, eso lo decía mientras se quitaba los mocos de la nariz que le goteaban de forma mecánica, muy finos y transparentes.

 

Sus padres, en una visita, le preguntaron qué había hecho con las fotos de la casa, y les contestó que andaba redecorando, estaba pensando poner algunos cuadros, aunque aún no se había decidido por nada concreto, todo estaba en su cabeza y se señalaba la sien cada vez que repetía la frase.

 

En Diciembre y Enero más de lo mismo, hasta que un buen día, por esas fechas, de tanto sorber mocos, Sergio agarró una pulmonía pata negra. A pesar de los cinco bajo cero seguía yendo por la calle con la ropa de verano. El médico lo único que le dijo fue ‘usted se tendría que aplicar un poco más’, él le contestó que sí pero siguió actuando como hasta entonces.

 

Su tono de voz cambió, pasó a uno más grave y ronco, eso y la tos, que suena cada tres cuatro segundos y parece que le va a acompañar durante bastante tiempo. Tos, mocos y voz ronca, la gente le observa por la calle como si fuese un hombre de otra época.

 

Lo bueno es que ya estamos en Abril y a pesar de los pronósticos Sergio no se ha muerto, tampoco ha dejado de pasear en manga corta, aunque en estas fechas tiene algo de sentido.

Sigue silbando en sus paseos y cuando se encuentra con algún conocido que le pregunta por su pulmonía se golpea el pecho con fuerza y grita, ‘¡veis como tenía razón, lo veis como tenía razón!’.



Antonio Romeo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: